24 / 08 / 2022

HILANDO Y TEJIENDO ENTRE PLANTAS MEDICINALES

Por: Manuel Contreras

En diciembre del año pasado conocí a Justina Huamán. Ella y su familia viven en la Comunidad Campesina Patacancha a 3810 msnm. Justina y tres de sus vecinas se desplazan hasta el mercado de productores de Urubamba cada miércoles para vender las hierbas medicinales que recolectan muy cerca de sus casas. A ellas, se les unen cinco señoras más de la C.C. Huilloc ubicada a unos quince minutos antes de llegar a Patacancha. Justina es quechua hablante, entiende muy poco el español, pero no es dificil comprenderla ya que el idioma de las plantas medicinales tradicionales es casi el mismo. Aunque puede haber algo de variación en los nombres comunes entre una comunidad y otra, sus beneficios son iguales.

HILANDO Y TEJIENDO ENTRE PLANTAS MEDICINALES

Hoy lunes, primer día de agosto, me levanté temprano para llegar a las 8:00 de la mañana a la comunidad donde Justina y Mateo, su yerno, me estaban esperando. Coincide con ser un día muy importante para el hombre andino, en el que se celebra El día de la Pachamama. Durante esta temporada seca y de helada, la mamá tierra que ya lo dió todo durante el año, sedienta y sin fuerza, le toca recibir de nosotros sus hijos, protección y alimentación por medio de nuestros pagos.

FOTO 02: Ofrenda a la pachamama

Comencé a subir de Ollantaytambo a Patacancha y en la ruta conocí a la señora Francisca Quispe quien llevaba 3 arrobas de trigo que planeaba intercambiar por habas con las personas de las comunidades campesinas de Patacancha y Huilloc. A este se le conoce como trueque, y es un canje entre productos de diferentes ecosistemas sin intervención del dinero realizado desde épocas preincas.
La ruta asciende, un riachuelo muy claro bordea la ruta, al otro lado unos andenes pequeños donde crecen capulís (Prunus serótina Ehrhart), chachacomas (Escallonia resinosa R. & P.) y molles (Schinus molle L.), nos dan la bienvenida. Seguimos subiendo un poco más y nos encontramos con muchas plantas de mutuy (Senna birostris (Dombey ex Vogel) H.S. Irwin & Barneby), que también suelen crecer en Moray. Las flores de estos arbustos las usamos en el bar de MIL, las deshidratamos y utilizamos para una bebida floral en combinación con otras flores medicinales del entorno. Aquí, tradicionalmente lo utilizan para una sopa llamada lisas uchu. Seguimos caminando y veo también frutos de tin tin (Passiflora pinnatistipula) algunos han sido comidos por un pájaro llamado chiwaco, una pequeña ave de color marrón oscuro y pico amarillo. El tin tin enreda sus delgados y flexibles tallos en las q’euñas (Polylepis incana H. & B.), como si las estuviera abrazando y agradeciendo por protegerlo.
Después de una hora llegamos a Patacancha, Mateo me espera justo en el puente como habíamos quedado. Caminamos un poco más hasta la casa de Justina, le ayudo a llevar algunos productos que había intercambiado y pedido de Ollantaytambo. Mientras caminamos me comenta que cocinará una pachamanca para unas personas que lo visitarán hoy.
Llegamos a casa de Justina y en la entrada hay un arco con unas ramas de plantas aromáticas, como una barrera para la mala energía. Entramos y encuentro a Justina limpiando las raíces que ha recolectado el día anterior, las mismas raíces que llevará a vender el miércoles al mercado. Reconozco algunas de estas raíces que forman parte de los brebajes de Mil Centro.

FOTO 03: Raíz medicinal recolectada a 4000 msnm, forma parte de las bebidas y maridaje de Mil Centro.

Nicolasa, hija de Justina, nos trae unas papas sancochadas de la variedad beriendos, me dice que sólo la cultivan aquí, mote y huevos sancochados. La papa es cultivada con el compost que preparan ellos mismos, una técnica que aprovecha todo el estiércol de sus propios animales (cuyes, ovejas y alpacas).  Algunas papas sancochadas tinen papa curu (Premnotrypes vorax H.), un gusano que infesta a las papas orgánicas, y que ellos tradicionalmente utilizan para tratar la anemia y los bronquios tostándolos en qanalla. Aluna vez los había comido en otra comunidad, aporta sabor y grasa a la papa. Mateo menciona que ellos lo tuestan y lo consumen como piqueo.

FOTO 04: Premnotrypes vorax H
FOTO 05: Papa beriendos con papa curu (gusano)

Mientras saca un poco de agua caliente de la cocina, todos cogemos unos vasos de cerámica. Frente a nosotros, hay una mesa con diferentes hierbas; yo saco la coca y el pan chuta que llevé para compartir. Cojo un poco de qunuja (Satureja boliviana (Bentham) Briquet), como le llaman aquí, (en Moray kunuca por las comunidades campesinas de Mullakas Misminay y K’acllaraccay y en el valle sagrado cjuñuca), es una hierba aromática que crece entre los 3800 – 4100 msnm. Esta planta también es usada en el maridaje de Mil Centro, para acompañar el momento de extrema altura.

FOTO 06: Kunuca (Satureja boliviana) a 4100 msnm.

Justina tiene seis hijas y su hija Nicolasa tiene cinco, para Justina es una bendición tener hijas y nietas. Ella es partera, portadora de una milenaria riqueza sapiensal y destreza, que brinda atención a las mujeres durante el embarazo y parto. Este conocimiento se ha ido perdiendo con el paso de los años, y ella está feliz porque pudo ayudar a la mayoría de mujeres de su familia e hijas, aplicando las plantas medicinales que ella misma recolecta. Justina adquirió este conocimiento de su suegra cuando era pequeña. Hoy en la madrugada, bajó a apoyar a una señora embarazada de Ollantaytambo, las personas reconocen su gran trabajo. Nicolasa, su hija, sigue el mismo camino y a la vez se dedica a hilar y teñir con plantas que su mamá recolecta. La lana la obtienen de sus propias alpacas y ovejas. Jhoselyn, la hija de Nicolasa es la encargada de pastear sus rebaños por los alrededores de la comunidad, también acompaña a su abuela al mercado de Urubamba y la ayuda con la traducción del quechua a español.

FOTO 07: Justina y Jhoselyn (Nieta) – traductora

Mateo, Esposo de Nicolasa es la persona que se encarga de elaborar la pachamanca en su casa. Su hija mayor de 15 años, Bertha, está haciendo unas rosas con papeles de colores, ella también es la responsable de los dibujos que hay en las paredes de adobe de su casa que hizo usando arcillas de diferentes colores. En una esquina,  hay un hombre con una chakitaqlla (arado de pié), al centro una flor de kantu, y al extremo una mujer tejiendo, es la artista de la casa.

FOTO 08: Bertha, elaborando unas rosas con papel

Nicolasa saca su telar que viene tejiendo desde hace muchos días y comienza a tejer. Al lado de ella hay un bolso con hojas de coca, piqcha coca mientras sus manos entrelazan los hilos delgados.

FOTO 09: Nicolasa tejiendo con la lana de sus propias alpacas

Mateo aún hace trueque con personas de la parte baja de Ollantaytambo, cambia chuño por maíz para cocinar mote o lawa (crema). La lawa se elabora tostando el maíz en una qanalla (olla de barro) lo muelen en batán de piedra y lo acompaña con charqui que ellos mismos elaboran, y para aromatizar utilizan la qunuja deshidratada que recolecta Justina. El intercambio es de una arroba de chuño por una arroba de maíz.
Esta familia se dedica a sembrar papa, lisas, añu, oca, chocho, habas. Bertha observa el sol y nos dice que hay un arcoíris alrededor y es una señal mala. ¨Se viene una enfermedad para el hombre de aquí¨dice, en cambio cuando esto sucede con la luna, es una señal de enfermedad para los animales. Bertha es muy curiosa y conversa con los ancianos de la comunidad cuando sale a pastar su rebaño.
H’ampi, medicina en quechua.
La qunuja que recolecta Justina la usamos para elaborar el Q’aqe en mil, un compuesto de 28 especies botánicas recolectada en la cordillera de los andes y en los alrededores del restaurante juntamente a las comunidades campesinas.
Hampi, palabra quechua que escuché muchas veces aquí, la utilizan para mencionar a todas las plantas de uso medicinal. Justina nos enseña el uso que le da a las plantas recolectadas, por ejemplo, la qunuja utilizado para el dolor de estómago y gastritis. La chachacoma (Escallonia resinosa R. & P.) piqchado para tratar el dolor de los dientes, qhana (Sonchus oleraceus) para la colerina, Yawar ch’onqa (Oenothera rosea) para el riñón, todas estas plantas utilizadas en el proceso de sanación. Todos estos conocimientos, aplicaciones y saberes ancestrales que aún se conservan de forma verbal. Teniendo como respeto y lugar a la tierra, los cerros (apus), las cochas (lagunas) y el bosque andino. La mayoría de las plantas que vemos aquí se utilizan para fines gastronómicos, medicinales, tintores, fibras vegetales, biocidas, y en temas rituales.

FOTO 10: Hierbas medicinales recolectados por Justina y familia.
Manuel Contreras

AUTOR EQUIPO MATER

Manuel Contreras

Ver artículos del autor